Warning: session_start(): open(/tmp/sess_2891bb7295ee8d0846c3756ee3a705ef, O_RDWR) failed: Disk quota exceeded (122) in /home/unainfan/public_html/wp-content/plugins/richtexteditor/richtexteditor/include_rte.php on line 10
Llorarás y llorarás – Una Infancia feliz

Llorarás y llorarás

Rómpeme, mátame… pero no me ignores
30 octubre, 2016
Adiós al castigo
30 octubre, 2016

Llorarás y llorarás

Llorar lágrimas de sal ya es malo, pero llorar lágrimas de sangre es aún peor…y muy doloroso. El mejor libro de Psicología que existe (la Biblia) nos dice que el padre que no disciplina, a su hijo aborrece, pero el que lo ama, se esmera en corregirlo y verdaderamente es así. Pero las peores secuelas de la falta de disciplina no se viven cuando el niño es pequeño, sino cuando entra en la famosa edad de la adolescencia. Si formamos a un niño en disciplina le pasarán muchas cosas buenas: le será fácil cumplir con lo que se propone; será constante y tendrá mayor probabilidad de lograr lo que desea; terminará las cosas que empiece; podrá organizar actividades hacia una meta; no se dará por vencido fácilmente; sabrá que para lograr algo, es necesario esforzarse y trabajar por ello; en fin, será una persona con más probabilidades de éxito y desarrollo personal.

¿Y cuando las reglas no son claras… qué pasa? El hecho de que en un grupo familiar las reglas y normas de convivencia no sean claras causa mucha confusión en los niños, especialmente en los menores; en ellos es común que formen berrinches cuando perciben que tienen la oportunidad de obtener lo que desean, dado que las reglas son poco claras o cambiantes; entonces aprenderán a comportarse de diferentes maneras según la situación y la persona con la que se encuentren: mamá, papá, abuelos, maestras… llorarasLas reglas que se aprenden más fácilmente son las que se transmiten con firmeza y claridad, pero la mayoría de los padres tienen la falsa creencia de que la firmeza se traduce en agresión. Lo que ocurre es que culturalmente estamos “autorizados” para pegarle a los niños, porque existe la idea de que los hijos son propiedad de los padres. Esto no es verdad: los niños no son cosas; son personas; son seres humanos merecedores de respeto. La otra razón por la que nos resulta muy fácil pegarle a un niño, es simple y llanamente una razón de poder: somos físicamente más fuertes y por lo tanto, más poderosos, y ningún hijo puede defenderse de sus padres (y pobre de aquel que lo intente) ¿Qué creen entonces que va a pasar con los hijos? Van a ir llenándose de rabia, de resentimiento, de rencor, de impotencia… emociones que al no poder sacar en casa, sacarán donde sí pueden: en el colegio con los amiguitos, con ellos mismos (enfermándose o volviéndose niños insoportables que nadie tolera) o decidiendo destruirse al llegar a la adolescencia, cuando entonces podamos hacer muy poco para remediar el entuerto.

Dando y dando: Recuerden: agresión genera agresión y amor genera amor. Mientras más alterados estemos, más bajo debemos hablar, más calma debemos mostrar, pues de lo contrario nos ponemos a la altura del niño, actuando no como padres sino como otro niño más, enganchándonos en su juego y perdiendo nuestra autoridad. Cuando un padre necesita pegarle a sus hijos para que estos le obedezcan, significa que ya perdió su autoridad sobre ellos. Si hasta ahora han implementado la disciplina con castigos físicos (o sea, pegando) NO LO HAGAN MÁS. Si aman a sus hijos -y sabemos que los aman- en lugar de pegarles para que se pongan más rebeldes y agresivos, permítanles vivir las consecuencias naturales y lógicas de cada comportamiento, por duras que estas sean. Enséñenles un modelo sano de conducta respetándolos y disciplinándolos con firmeza, respeto y amor. Les garantizo que no se arrepentirán.

Lic. Irene Blanco de Velásquez


Warning: Unknown: open(/tmp/sess_2891bb7295ee8d0846c3756ee3a705ef, O_RDWR) failed: Disk quota exceeded (122) in Unknown on line 0

Warning: Unknown: Failed to write session data (files). Please verify that the current setting of session.save_path is correct (/tmp) in Unknown on line 0