Warning: session_start(): open(/tmp/sess_cc6e933f724489927a364a1a280892cd, O_RDWR) failed: Disk quota exceeded (122) in /home/unainfan/public_html/wp-content/plugins/richtexteditor/richtexteditor/include_rte.php on line 10
Hasta que la muerte nos separe – Una Infancia feliz

Hasta que la muerte nos separe

Quien soy
30 octubre, 2016
Tengo un bebé ¿Ahora qué hago?
30 octubre, 2016

Hasta que la muerte nos separe

¿Hasta que la muerte nos separe?

¿En cuántos de nuestros hogares se ha podido cumplir este principio? Y si se ha cumplido… ¿de qué manera se cumplió? ¿Realmente es la muerte la que hoy en día está separando a las parejas? Dolorosamente la respuesta a estas interrogantes nos lleva a una profunda reflexión y a un deseo imperioso de cortar la cadena de destrucción que está azotando no sólo a la familia venezolana sino a la familia como institución a nivel mundial.

Tal como nos enseñaran en la escuela “la familia es la base de la sociedad”. A su vez, el cimiento de la familia es la pareja, de manera que sin pareja no hay familia ni sociedad sanas.

¿Sin pareja? ¿Y los chamos qué?: Llegamos al matrimonio y a la vida en pareja sin ningún tipo de preparación, y de igual modo llegamos a la paternidad y/o maternidad: en cero. separeEste escenario ha venido trayendo como consecuencia una cantidad de hijos abandonados, desamparados y maltratados, que han ido tergiversando el verdadero sentido de lo que debe ser la familia como núcleo fundamental de la sociedad.

Cuando hablamos de maltrato identificamos diversas modalidades: el maltrato físico propiamente dicho y el maltrato emocional, dentro del cual ubicamos los modelos de pareja y de vida que programamos en el inconsciente del niño(a) con nuestra conducta. En el caso de los modelos que programamos, me refiero a que como padres somos la puerta de entrada al mundo de nuestros hijos e hijas, quienes a muy temprana edad aprenderán lo que es ser pareja luego de haber observado la relación de pareja entre sus padres y luego de haber vivido su propia relación con cada uno de ellos.

Se acabó el hechizo: en un extremo del problema estamos papá y mamá, quienes desafortunadamente, y guiados por numerosos conflictos emocionales, a menudo sostenemos relaciones de pareja no tan sanas. Empezamos muy bien: mucho cariñito, muchos besitos, mucha atención, mucho galanteo y caballerosidad… pero a medida que pasan los años y crece la intimidad, vamos sacando las garras y empezamos a irrespetarnos, primero calladamente y luego a todo pulmón, sin importar que estén ahí los chamos como espectadores. Cada vez que esos pequeñines presencian discusiones, peleas, malos tratos, faltas de respeto, situaciones de indiferencia y abandono entre sus padres, se les va condicionando para que inconscientemente asocien al matrimonio con algo malo, doloroso, dañino, peligroso, nocivo, malsano… e irremediablemente tomarán decisiones en función de un modelo de NO pareja y por lo tanto de soledad, bien sea teniendo múltiples parejas (con lo cual se quedan solos al final del camino), o formando hogares que luego de tantas peleas y conflictos se convierten en un infierno (con lo cual están igualmente solos), o sencillamente convirtiéndose en los eternos solterones (soledad misma)

Freud y sus complejos: del otro lado del conflicto está la relación que tanto papá como mamá establecen individualmente con su hijo(a) En este sentido, el famoso Sigmund Freud -padre del psicoanálisis- luego de estudiar profundamente las relaciones infantiles, descubrió lo que conocemos como Complejo de Edipo (época entre los tres y los cinco años de edad en la cual los varones atraviesan una fase de romántico enamoramiento de la madre y empiezan a ver al padre como un rival) y Complejo de Electra (en este caso ocurre en las niñas, quienes viven una época en la que están locamente enamoradas de papá y ven a su mamá como una rival, a pesar de que es la figura que las cuida y se ocupa de ellas)

El primer amor… se tiene y nunca se olvida: para la niña el papá es el primer hombre de su vida y para el niño, la mamá es la primera mujer de su vida. Este enamoramiento primario marcará en ambos casos la relación a futuro con el sexo opuesto, es decir, que todas las emociones que el niño o la niña sientan durante este primer vínculo, buscarán sentirlas de nuevo -de manera inconsciente- en sus relaciones adultas repitiendo en algunos casos un modelo sano de vida, y lamentablemente en muchos otros, uno no tan sano. Tengamos siempre en cuenta que todo lo que le demos al niño o a la niña (amor, dulzura, alegría, protección, ternura, respeto, bondad, disciplina / amargura, rabia, tristeza, gritos, golpes, irrespeto, abandono) tarde o temprano en sus vidas lo buscarán y/o lo darán. Cuando entre los padres existen peleas o conflictos sostenidos –abierta o disimuladamente-, el niño(a) albergará durante más tiempo y con más seriedad la esperanza de poder sustituir al rival y convertirse en la mujercita de papá o el pequeño amante de mamá. Esta situación no es nada saludable para los pequeños, ya que puede conducir a serias dificultades en su trato con el sexo opuesto, o lo que es lo mismo, dificultades en su rol pareja.

¿Y cómo remiendo el capote?: la verdad es que lo ideal sería que mucho antes de constituir un hogar, cada pareja entrara en un proceso de cambio profundo a nivel de estructura emocional, el cual se logra únicamente, o con un milagro que Dios haga en nuestras vidas o luego de un proceso de psicoterapia profundo, en el que borremos –por así decirlo- toda la información inadecuada que tenemos archivada y reprogramemos nuestro disco duro hasta encontrar nuestra verdadera esencia de amor, ternura, capacidad de disfrute y necesidad de vivir en felicidad perteneciendo a una familia. Comúnmente las parejas que tienen conflictos deciden separarse, creyendo que esto soluciona. Todo lo contrario: es un problema agregado. Necesitamos empezar a resolver el embrollo que cada uno de nosotros tiene en su interior para luego esperar que ocurra el verdadero encuentro entre la pareja. Sólo entonces ganaremos todos: papá, mamá, hijos, hijas, nietos, nietas, bisnietos, bisnietas, tataranietos, tataranietas… y a fin de cuentas, la sociedad.

Lic. Irene Blanco de Velásquez


Warning: Unknown: open(/tmp/sess_cc6e933f724489927a364a1a280892cd, O_RDWR) failed: Disk quota exceeded (122) in Unknown on line 0

Warning: Unknown: Failed to write session data (files). Please verify that the current setting of session.save_path is correct (/tmp) in Unknown on line 0